BIODIVERSIDAD

La conservación de la biodiversidad en el Corredor Biológico Mundial (CBM) resulta de mucha importancia para la permanencia de los últimos fragmentos de bosques que quedan de la depredación de todos los países del mundo y que forma parte de la zona de amortiguamiento para conservar la biodiversidad global. Que los bosques albergan una gran cantidad de especies endémicas y en peligro de extinción tanto de flora como de fauna, mantiene dentro de su espacio físico miles de cuencas. El Programa de Conservación de la Biodiversidad agrupa una serie 4 subprogramas que apoyan la conservación de la biodiversidad, educación ambiental y la formulación de alternativas productivas.

CONSERVACIÓN EX SITU

La conservación ex situ consiste en el mantenimiento de algunos componentes de la biodiversidad fuera de sus hábitats naturales. Este tipo de conservación incluye tanto el almacenamiento de los recursos genéticos en bancos de germoplasma, como el establecimiento de colecciones de campo y el manejo de especies en cautiverio. El objetivo primordial de la conservación ex situ es mantener la supervivencia de las especies en su medio natural, por lo que debe ser considerada como un complemento para la conservación de especies y recursos genéticos in situ, sobre todo cuando tratamos con especies críticamente amenazadas. Existen dos tipos de conservación ex situ: • Bancos de germoplasma en donde se conservan las especies para la alimentación y la agricultura. • Centros con especies que se dividen en centros de fauna (zoológicos, centros de rescate, museos) y centros de flora (jardines botánicos, viveros). Clasificación de la biodiversidad. Se calcula que en La Tierra existen alrededor de 30 millones de especies de seres vivos, aunque hay quien afirma que pueden ser más de 100 millones. Os explicamos cómo está organizada la compleja variedad de seres vivos a la que conocemos como biodiversidad. “Biodiversidad: "Tierra y Mar” La diversidad biológica es sumamente importante para la humanidad, pues los ecosistemas terrestres y marinos nos proporcionan servicios ambientales esenciales para la vida, como la captura y el almacenamiento de agua en acuíferos, lagos y ríos; la estabilidad climática, el almacenamiento de suelos fértiles y el control de arrastres masivos de suelo por el efecto de las lluvias; la producción de alimentos a partir de los ecosistemas agrícolas y pecuarios; la posibilidad de extraer del medio silvestre productos útiles como medicinas y madera y otros recursos estratégicos para la economía y para la salud y el bienestar de las personas. Mantener una base suficiente de capital natural es necesario para que los ecosistemas sigan suministrándonos esos servicios vitales e insustituibles